22 jun. 2010

METAMORFOSIS KAFKIANAS



La placa que puedes escuchar en el flamante reproductor de LaKochera (amado y odiado a partes iguales) Compass viene firmada por nadamasynadamenos que por Jamie Lidell. La primera rola de las que componen su último trabajo, de mismo título, y la primera que se dió a conocer en la industria cultural.

Lidell, que en su día ya fue seguido de cerca en este blog con su anterior trabajo, Jim y del que me considero fiel seguidor, lo ha vuelto a bordar y ha conseguido reinventarse again. Una de las cosas buenas del músico británico es que nunca cae preso de clichés en los escaparates vulgares que son las portadas de revistas. Y no es que juegue al despiste, solo es que su carisma y sus ganas de explorar desbordan cualquier pretensión.

Su trayectoria, es cuanto menos curiosa. Se dio a conocer en la escena electrónica junto a Cristian Vogel, quienes montaron aquel Super Collider, otro de los nombres clave en la historia del Techno. Lidell, trasladado ahora a Nueva York y con Manhattan como cuartel de operaciones explora todos los recovecos de la música hecha con computadoras, y no por ello electrónica sin más.

Desde siempre ha ido evolucionando, primero hacia el Soul, como gran cantante que és, deslumbrando con el anteriormente mencionado Jim y ahora, con este Compass resumiendo el espíritu con el que comenzaba su carrera, y lo hace en un disco en el que ejerce casi hasta de beatboxman... Otro hombre orquesta a lo Mathew Herbert, esos músicos que van en solitario y realmente tienen algo que decir.




No hay comentarios: