22 jun. 2010

JORODOWSKY ROCK



Allá por los vellosos años 70's, bandas como Black Sabbath, Blue Cheer o Saint Vitus pulieron una nueva concepción de cómo debía de sonar un bajo, eso sí, dentro del Doom Metal, un género de rock pausado, meláncolico y mucho más oscuro si cabe. Esta nueva concepción estaba ligada a la aparición de nuevas drogas como el LSD y en aquel contexto la psicodelia impregnó todas las manifestaciones artísticas y sociales de la época. La prensa y radios no tardaron a denominar aquello Stoner Rock, en su afán de tener catalogado cualquier reducto musical con posibles beneficios económicos. Así nació el Stoner y durante años surgieron bandas influenciadas por este tipo de sonido, con bajos escalados, riffs de ultratumba y canciones interminables (algo muy característico de la música de los 70). Hasta hoy llega la huella del Stoner, y todavía ahora surgen bandas que adoptan este tipo de sonido, como los Queens Of Stone Age o más recientemente Wolfmother. Pero nosotros vamos a quedarnos en un punto intermedio en la historia del Stoner, los mugrosos 90's y sus vaqueros rotos por la rodilla.

Descubrí a esta banda por una cancionzaca (posiblemente la mejor canción del género, dejando a un lado cualquiera de los Black Sabbath, claro está) Dragonaut que aparece en la banda sonora de la peli Gummo, obra de culto entre amantes del sushi y novelas de Bukowski. La canción suena en mitad de la cinta, cuando a mi parecer los mejores personajes de la historia entran en escena. Un momento sublime.

Sleep son una banda from San José, California, nacida en los 90 y considerados por la crítica 'posiblemente la última banda del Stoner Rock'. Tras varios malos rollos con su discográfica, se disolvieron. El vórtice y cerebro protagonista de Sleep fue sin duda Al Cisneros, bajista y cantante, quién aún hoy continúa liderando nuevos proyectos. Inicialmente se llamaron Asbestosdeath, pero tras fichar a Justin Marler como guitarra, se cambiaron en nombre a Sleep. Sin duda este Holly Mountain es el disco más representativo de la banda, un disco que debes tener si eres un amante del rock barbudo y el sudor de camionero. Después vinieron otros como Dopesmoker (2003) o Jerusalem (1998), pero personalmente me quedo con este Holly Mountain. Temas que hacen que te pongas a romper cosas como me pasa con The Cramps, y si estas mayorcito para hacerlo, quédate en un rincón fumando que también lo pasarás bien. No apto para indies con partalón corto en medio del Fib. Esto es serio.




1 comentario:

jasato89 dijo...

" en su afán de tener catalogado cualquier reducto musical con posibles beneficios económicos." (fonaments changed our life...) I sí, tio, molt guay que hages pujat este discazo!!! Te veo motivao!