3 mar. 2010

HORT DIVISION










La vida continúa. O eso se suele decir. Como Ortega y Gasset cuando me sentaba en sus rodillas, con ojos llorosos de manga me decía... -Llanterner, la vida es futurición. Nos modela y condiciona más lo que queremos llegar a ser que lo que somos.- Puede que al fin y al cabo tuviera razón.

Caí en la cuenta de que hacía demasiado que no escribía nada en el blog. Y veo que estos días son propicios para retomar la actividad. Motivos no me faltan. A veces, cuando el nihilismo ciega todo, el hastío de los días y su gris monotonía puede que no sean más que reductos de tu propia circunstancia (...) Pero sólo a veces.

Para comenzar, me apetece subir unas fotos que tomé hace unos días en mi afán de amortizar mi flamante cámara. La serie como podréis ver es en blanco y negro. Sólo concibo la fotografía en este tono, apoyando la causa de fotógrafos serios y no gente ilusionada con una reflex al cuello o algún filtro Photoshop.

El tema escogido es simple. Un campo de naranjos abandonado. Podría decir que se trata de un 'intento de plasmar por medio de la metáfora visual, la decrepitud que vive actualmente el sector agrícola, engullido por la globalización descarnada y a la vez reflejar la agonía cultural que vive esta zona. Dar paso a la obviedad alegórica y concienciarnos de la vil condición humana, despellejando nuestra alma a través de la semiótica y cercionándonos de la levedad que nos rodea...' Pero no. No son más que árboles secos.

Moraleja: No hay que tomarse a uno mismo tan en serio.

Un abrazo.

Que ganas tenía de volver a veros, drugos míos.


1 comentario:

Fènix dijo...

M'encanten la primera i l'última.
I m'encantns precisament perquè són arbres secs xD, bon discurs